Artículos de Nuestro Jardín - Cartas de Saludos

Artículo 3: "Los Niños Indigo y los Niños de Cristal"

Los Niños Indigo

Los Niños Indigo son los pioneros, los que nos revolucionan dentro de la conciencia y el cambio estimulado. Ellos son seguidos por otro grupo, los Niños Cristal. Estos niños son los “Guerreros del Corazón”. Ellos están aquí para enseñarnos el camino del amor y de la paz. Los Niños Cristal son considerados “maestros” totalmente desarrollados que traen consigo la “conciencia Crística (cristos)” sembrada en su interior. Ese termino denota a un ser que es conciente de su conexión con la fuente divina y decide vivir en armonía con ese conocimiento. Debido a que ellos funcionan con tan grande nivel de conciencia, estos niños son extremadamente sensibles, tanto al medio ambiente como a las emociones y sentimientos de otros. Ellos han venido a instruirnos en relación a la tolerancia hacia los otros y hacia nuestro hogar, el planeta Tierra. Los Niños Indigo, como su nombre lo sugiere, no son niños azules, si no que se les denomina así porque su aura, o campo energético, tiende a reflejarse dentro de los colores añiles, azules, manifestando la utilización de centros energéticos superiores, esto es cuarto, quinto, sexto y séptimo chakra. Es por eso que se les adjudican grandes dosis de intuición, que se demuestra en el desarrollo de la telepatía, cualidades para predecir el futuro, y hasta reconocer la presencia de seres etéreos como hadas y duendes a su alrededor. Además, algunos menores llegan al mundo con el don de la Sanación.

Los Niños de Cristal

Los Niños Cristal representan el próximo paso en la evolución humana. Ellos siguen a los Niños Indigo. Su misión es completar el trabajo empezado por los Indigo. Donde los Niños Indigo son “Destructores de Sistemas” y vienen a desmantelar y remover las viejas y limitantes formas de pensamiento, los Niños Cristal han venido a comenzar el proceso de renovación y reconstrucción. La Misión Primaria de un Niño Cristal es enseñar las formas de Vida Multi-Dimensional – en Armonía, Paz y Amor. Ellos han venido a enseñarnos cómo vivir Vidas Capacitadas. Ellos han venido a ayudarnos a reconectarnos con las energías de la Divinidad Femenina. Ellos representan el futuro camino de la Raza Humana. Y uno de sus regalos más mágicos para nosotros es que ellos están sirviendo como catalizadores para nuestra evolución. Muchos Niños y Adultos Indigo están transicionando hacia el estado Cristal con la ayuda del “empuje” energético que proveen los Niños Cristal por su mera presencia en la Tierra en este tiempo. Ellos están, junto con los Niños Indigo, ayudando a “dar fuerza” al proceso de Ascensión del Planeta Tierra. Los Niños Cristal son primeramente reconocidos a través de sus auras, las cuales generalmente son cristal claro, pero también pueden traer tonos opalescentes de dorado, azul –índigo y magenta, dependiendo de su afiliación de Rayo. Los Niños Cristal nacen con acceso a sus seres Multi-Dimensionales, y generalmente están anclados en la Sexta Dimensión, con la habilidad para abrir la Novena Dimensión de la completa Conciencia de Cristo, cuando el planeta esté listo. Esto probablemente ocurrirá alrededor del 2012 cuando la primera “generación” de Cristales alcance los 12 años aproximadamente. Es importante darse cuenta de que el Niño Cristal es un “Niño de Cristo”, cuyo propósito es encarnar y mantener la Energía del Cristo, a fin de que los humanos puedan ascender a ese nivel como un grupo. Los Niños Cristal comenzaron a llegar al planeta en pequeñas cantidades alrededor de 1998, cuando llegaron los primeros “pioneros”. Ellos comenzaron a llegar en cantidades significativas en el 2000. Entre más y más de ellos lleguen, pueden “mantener la energía” para que encarnen aún más almas Cristal.

Los Niños Cristal casi siempre nacen en un hogar donde sus padres los quieren profundamente, y saben que ellos serán honrados y amados. Ellos son con más frecuencia los hijos de padres Indigo, y con frecuencia encarnarán después de un hermano(a) que fue Indigo. El hermano o hermana Indigo sirve para mantener la energía y “educar” a los padres en la formas de cuidado de los Nuevos Niños.

Hay algunas características físicas muy definidas que muchos Niños Cristal toman en la encarnación. Generalmente son bebés grandes, y con frecuencia tienen cabezas que son proporcionalmente muy grandes para sus cuerpos. Ellos con frecuencia tienen ojos grandes, penetrantes y fijarán la mirada intensamente en las personas por largos periodos. Esto puede ser muy perturbador para los adultos que no están acostumbrados a ser “leídos” por un niño. Lo que el niño está haciendo es accediendo a sus registros akásicos o del alma y leyendo quienes son. Es un comportamiento bastante normal para ellos, y estarán bastante contentos de que ustedes hagan lo mismo a cambio. Es la forma Cristal de comunicación, mirar en el alma de otro ser y leer o percibir quienes son. Es algo que todos aprenderemos a hacer en el futuro. Emocionalmente, son muy calmados y buenos bebés, y se unirán muy intensamente con sus madres. Esta intensa unión puede durar hasta que ellos tengan cuatro o cinco años, y puede ser vista como un comportamiento “empalagoso”. Esta con frecuencia es su primera encarnación en este planeta, y necesitan la tranquilidad y la estabilidad que la presencia física de sus madres pueden proporcionar. También son niños extremadamente cariñosos, y con frecuencia buscarán ayudar y sanar tanto a los humanos como a los animales que estén en necesidad.

También son extremadamente sensibles. Un Niño Cristal no sólo es capaz de leer los registros del alma de una persona, sino también “recoger” y sentir todas las tensiones sin resolver e iras que una persona pueda estar cargando en el nivel subconsciente. Es por esto que los Niños Cristal son tan sensibles a sus ambientes. También pueden ser muy sensibles a la comida y desarrollar alergias a los alimentos. El cuidado de un Niño Cristal puede ser un verdadero reto. Frecuentemente las cuestiones sin resolver de los padres son sentidas por el niño, que será afectado negativamente por estas emociones tóxicas. Los padres de los Niños Cristal necesitan estar deseosos de solucionar sus problemas para proporcionar un hogar estable para sus hijos. Pero quizá el rasgo más sobresaliente del Niño Cristal es su poder. Ellos irradian poder. Son maestros del Facultar con Poder, y son poderosos maestros en su propio derecho.

Pueden estar encarnados en pequeños cuerpos en este punto, pero tienen las poderosas energías de un maestro de la sexta dimensión. Es por esto que es esencial que los padres aprendan a respetarlos y a negociar con ellos. De otro modo esta poderosa energía será usada en una lucha de poderes que el padre o tutor nunca ganará. Los Niños Cristal también no poseen una comprensión o entendimiento real del miedo. Saben que siempre están seguros, y pueden exasperar al padre o tutor por comportamientos que parezcan riesgosos o tontos. Con frecuencia necesitan que se les enseñe amorosamente por qué sus padres consideran ciertos comportamientos “inseguros” para el niño. Puesto que la experiencia física es tan nueva para ellos, pueden con frecuencia no entender las limitaciones del cuerpo físico, y hacer cosas tontas como saltar de las ventanas del segundo piso, si no se le hace entender apropiadamente las consecuencias de tales actos.

Los Niños Cristal tienen muchos “dones especiales” que se derivan de sus habilidades multi-dimensionales. Ellos tienen la habilidad, como se mencionó anteriormente, de leer los campos de energía de las personas. También tienen la habilidad de comunicarse telepáticamente, tanto entre ellos como con sus padres.

Los Niños Cristal están muy “conectados” a su grupo par de conciencia. Ellos se apoyan y se ayudan mutuamente en los planos sutiles. Esto también es auténtico, hasta cierto punto, de los Niños Índigo, pero es mucho más pronunciado con los Cristal. Puesto que nacen con una completa conciencia del Chacra del Corazón, son capaces de conectarse con su conciencia de grupo y “canalizar” información. Es por esto que a veces ellos no hablan hasta que tienen alrededor de cuatro o cinco años. No tienen necesidad para hablar, ya que reciben información de otras maneras. Es sólo cuando comienzan a socializar fuera de casa que comienzan a entender la razón del discurso verbal con aquellos que no son telepáticos. Muchos Niños Cristal también nacen con otras habilidades Psíquicas, que van desde telequinesia a la habilidad de “leer” un libro sin abrirlo. También se dice que son capaces de curarse a si mismos y efectuar cambios físicos en sus cuerpos a través del poder de sus mentes. Sin embargo, este tipo de dones no son la razón principal para su encarnación. Tales dones psíquicos son inherentes en todos los humanos, si tan solo sabemos como acceder a ellos, y los Niños Cristal nos enseñarán. Lo que es importante para ellos es que nos facultemos con poder a nosotros mismos y aprendamos a acceder al Chacra del Corazón y actuar desde un conocimiento de conciencia de unidad y amor.

Los índigo y los de cristal están aquí por una razón. Tienen características de comportamiento únicas, de modo que están más capacitados para contribuir a elevar las nuevas energías y ayudar a construir un mundo mejor. Antes de que ellos sean conscientes de esto, pueden tener problemas manejando su humanidad, su sensibilidad excesiva y sus diferencias. Si aprenden que esa diferencia tiene una razón, serán más fáciles de tratar y podrán trabajar en su misión de transformación de la sociedad futura. Por ello, en este momento de grandes cambios para la humanidad, estos niños que ya tienen arraigado su cambio, a nivel espiritual, físico, mental y emocional, nos confrontan en su relación con todo aquello que no tenemos, como adultos, solucionado en nuestro corazón y actúan como maestros de lo que aun tenemos que resolver. De ahí que al resolverlo en "casa" lo proyectaremos a la sociedad., para que ésta se transforme en una sociedad basada en honestidad, respeto, amor, cooperación. Por ello, a estos niños se les denomina emisarios del cielo y depositarios de sabiduría. Ellos vienen a recordarnos lo que cada uno de nosotros puede desarrollar.En el Jardín Infantil Niños Dorados promoveremos estos cambios impulsando una verdadera y real revolución en la educación: la revolución del amor, basándonos en nuestra perspectiva de ver a todos los seres humanos con las capacidades anteriormente señaladas.

Es por estos que daremos acogida también a estos niños, niños que tienen su ser superior más cerca: el ser superior crea el sistema energético al momento del nacimiento del cuerpo humano. Se sitúa en los chakras superiores; quinto, sexto y séptimo y luego se conecta al cuarto chakra y, así, a todo el sistema. El ser superior contiene toda la información que ha acumulado durante su existencia. Hoy más que nunca estos niños dependen de la evolución del entorno social y familiar en el que se encuentran, siendo de enorme importancia el rol de sus padres, sobretodo en los primeros cuatro años de vida.

Nuestro jardín infantil se hace responsable de la importancia guiar la educación de los niños preescolares en forma integral considerando todas las características que hoy en día tiene el mundo actual, seremos niños/adultos con ellos, seremos personas reconociéndonos como seres divinos que vibramos de igual a igual con estos maravillosos seres y que hará crecer el encanto natural que todos poseemos por la vida.